Invitados de honor

viernes, 22 de mayo de 2009

Ahora que nada tengo… que nada espero y nadie me aguarda,

que nada busco ni nada deseo, que nada existe ni nada me salva.

Ahora que nada vale lo que dicen, que nada hay que la pena valga.


Ahora que siento el corazón latente

presa de una tristeza infinita que,

con fríos grilletes y pesados eslabones,

lo encadena indefinidamente a un muro húmedo

que refleja un manto de lágrimas dulces…

sí, ahora recuerdo que viví un día.


Ahora que siento una sustancia,

un barro gélido, viviente, extraño,

que enloda el fondo de mis pulmones

como se enloda una alcantarilla,

y no permite el paso del aire puro

a todos mis rincones de ambientes cargados…

sí, ahora recuerdo que viví un día.


Porque qué es vivir sino sentir la dicha

que un día sentí y ahora he perdido,

qué es vivir sino sentir el latir

que ya no se oye en mi corazón abatido.

10 comentarios:

Nausicaa dijo...

Estas bien? He notado cierta oscuridad por aqui :P Nah, en serio, espero que todo sea recurso literario, porque es muy bueno, pero es demasiado triste.

Versus Die dijo...

recurso literario ;-)

Nausicaa dijo...

Uf! :D

Angelical dijo...

Cuanto tiempo sin leer tus letras, espero que la racha que has cogido no te abandone, me gusta tu estilo versificando sentimientos.
Besos angelicales,

Jadeth dijo...

ultimamente solo leo poemas tristes, oscuros, desprimentes.... eso no quita que sean bonitos pero no me sienta bien tanta negatividad allá donde pongo la vista...
es como cuando crees que estas embarazada porque no te baja la regla y sales a la calle y solo ves embarazadas por todas aprtes!!! arg!

Jadeth dijo...

por cierto versus, me gusta el cambio de "look" del blog :D

Versus Die dijo...

gracias Jadeth! espero que no te afecte,yo no lo llamaría negatividad, es solo que.. bueno, me gusta el día, pero me encanta también la noche, y en la vida del hombre hay luz y oscuridad :-)

Eva Batista López dijo...

Y muchas veces la oscuridad es bien recibida, pues luz en exceso acaba por cegarte... Lo extraordinario del mundo son sus contradicciones.

Preciosa Oda a la Oscuridad!

Nos leemos!! *Pil*

NoSurrender dijo...

la memoria hiriente también es vida. Es más, casi diría que la vida es sólo memoria, pues el instante es siempre inaprensible.

Precioso poema, es un placer venir por aquí.

Bramida dijo...

hay mucha luz en tu oscuridad :)